5 Trucos prácticos para vender tu piso. | ProntoPiso

Por favor actualiza tu navegador Internet Explorer a Microsoft Edge, O utiliza otro navegador para poder disfrutar del correcto funcionamiento de nuestra web.

Gracias.

En julio publicamos un artículo con 5 consejos para vender tu piso rápido en el blog de ProntoPiso

Estar presente en los principales portales inmobiliarios (Idealista, Fotocasa…); Precio de mercado; ¡Cuidar las fotos!; Valor añadido y tener el papeleo preparado para agilizar…

Hoy volvemos a la carga.

Damos por sentado que seguís esos consejos de carácter técnico. Hoy los reforzaremos con otros 5 tucos prácticos para vender tu piso, pero prácticos.

En los primeros apelamos a detalles “objetivos”: información técnica del piso, características, fotos del mismo… planos y muchas cosas más que, siendo fundamentales, no deben distraernos del carácter humano inherente en una relación entre personas. Y la compra-venta de un piso, de momento, se hace entre personas. Por eso vamos a daros 5 consejos prácticos que dotarán de humanidad a tu piso, pero sin pasarte.

Espacio vital: orden y limpieza

Este es un aspecto tan básico que, por lo general, suele pasar desapercibido. Si tu piso tiene 2 habitaciones, por ejemplo, podría responder al perfil de una pareja que entró en la casa siendo eso “una pareja” y ahora quizás seáis una familia. Porque las familias crecen, pero los pisos tienen la mala costumbre de mantenerse igual que el primer día. Al principio erais dos personas y había un dormitorio para la pareja y otro destinado a “despacho”. El despacho desapareció con la llegada del primer hijo, ahora, con suerte, tendrás un rinconcito en el salón. Con el segundo hijo os empezasteis a preguntar si podrían convivir en una misma habitación. Al principio sí, pero si eres padre, o madre, sabrás cómo va a terminar este primer punto… Efectivamente, con un cartel de “SE VENDE” y vuelta a empezar buscando un piso nuevo con 4 habitaciones, por si las moscas.

¿Quién podría ser el comprador potencial de tu piso?

Probablemente otra pareja joven que no tenga, a corto plazo, tus necesidades. Es decir, que no tengan hijos o no se lo hayan planteado todavía. O un soltero…

En cualquiera de los dos casos piensa en qué necesidades teníais vosotros al comprar el piso y ponte en la piel del comprador. Ordena la casa: no dejes los juguetes de los niños tirados por el suelo cuando vayan a verla. Hay padres que terminan siendo inmunes al desorden de sus hijos. No lo valoraremos para no meternos en un jardín… pero piensa que, por norma general, las parejas sin hijos (qué decir de un soltero) no han desarrollado esa inmunidad. En un salón de 30m2 con una caja de juguetes tirada por el suelo… no verán salón, solo juguetes. Y ahí habrás empezado a perder un comprador. De paso, si tus hijos manifiestan pasión por el arte rupestre y lo trasladan a los pasillos de tu casa, haznos caso y dale una manita de pintura.

Espacio vital

Fundamental.

Por lo de “espacio” y por “vital”.

El espacio podrá ser mayor o menor. Pero en todos los casos huye de muebles que lleguen hasta el techo y/o volúmenes que ocupen paredes enteras. Por varios motivos: sensación de desahogo; poderlos cambiar de sitio para reinventarte un mismo espacio; incluso poder cambiar de mueble sin tener que cambiar todo un salón.

Esto en cuanto a ti, si lo trasladamos al comprador verá espacios coquetos y con personalidad. No habitaciones abigarradas como trasteros. Imprime personalidad a ese espacio que quieres vender. Decora rincones agradables, que inviten a sentirse cómodos. Que el potencial comprador se sienta en su casa desde la primera visita.

Luz y oxígeno

La luz natural es un punto a favor. La orientación de tu casa puede ser un factor en contra o a favor a la hora de venderla. Habrá gente que busque orientación Sur para tener más luz y calor en invierno. Suele ser gente extrovertida que gusta de abrir balcones y dejar que corra el aire. Muchos de los que buscan orientación Norte son más introvertidos, más de sentarse a leer una novela tomando una infusión… con una mantita en sus piernas.

La luz es importante, dice mucho de tu piso y ayuda a activar el deseo de él en quien lo visita. Junto con el oxígeno: una casa luminosa y aireada, de entrada te hace sentir cómodo. En cualquier caso, si puedes (por cuestiones laborales) muestra tu casa en la hora del día que sepas que tiene mejor iluminación natural.

Detalles

¿Tú comprarías un piso en mal estado?

No.

Nadie en su sano juicio.

Por eso deberías ser crítico con tu piso y ver qué mejoras necesita.

A veces basta con la mano de pintura mencionada arriba. Otras tendrás que cambiar la mampara de la ducha porque está vieja o tiene alguna grieta. Sustituir un rodapié, cambiar enchufes. Son detalles que a veces no le chirrían a uno, acostumbrado a vivir y convivir con ellos. Sobre todo si se han deteriorado por el uso propio. Pero para un potencial comprador pueden suponer la decisión de me gusta este piso o no.

Los gastos derivados de esas posibles mejoras en tu piso no los interpretes como tales, como “gastos”, sino como una inversión para mejor venderlo.

No será tu piso, será su piso

Esto podría pareceros una tontería, pero cuántos pisos habrán dejado de venderse por no comprender un punto tan simple como éste…

Muchos.

Imagina que una persona entra por la puerta de tu piso porque ha visto el anuncio de “SE VENDE” y está interesada. La llevas a tu salón, el rincón más íntimo y cálido de tu piso. En donde más a gusto te has sentido durante los últimos años leyendo en ese sillón que tienes al lado del balcón. Y ella te dice, lo quitaría para poner una cinta para correr.

Este es el punto…

El instante en el que puedes ganarte o perder a la compradora…

Odias el running, pero quieres vender el piso… Nunca te diremos que adoptes una postura cínica ni hipócrita, porque iría en contra de nuestros propios principios. Pero si a ella le gusta el running y quiere una cinta para correr en el mismo sitio de tu sillón, puedes ser permeable y decir, algo como “nunca se me habría ocurrido aprovechar tanta luz haciendo deporte en el salón de mi propia casa”. Y es verdad, pero de paso acabas de acercar posturas y quizás una compradora.

Recuerda que tu distribución, tus colores, tus muebles y tu decoración son tuyas, pero cuando vendas tu piso, éste dejará de ser tuyo. Por eso debería ser capaz de empatizar con quienes muestren interés por él y, sin renunciar a tus gustos, comprender los suyos.

Si os gustan estos 5 trucos prácticos para vender tu piso volveremos con algunos que nos dejamos en el tintero. Y los hay de mucha utilidad. Fundamentalmente aquellos con los que te alertaremos de los pequeños vicios que todos adquirimos con el paso del tiempo que nos pasan desapercibidos. A nosotros, no a los compradores.

Y mientras te lo piensas, el truco más práctico sería saber realmente cuánto puedes pedir por tu piso. Como punto de partida no es malo… y como lo sabemos en ProntoPiso te lo facilitamos ayudándote a saber cuánto vale tu casa.

Y recuerda… si hacer esos pequeños cambios te supone una tortura, con ProntoPiso no la alargarás más de 3 meses porque llegado ese instante, te compramos tu piso por el precio mínimo garantizado y así podrás recolocar el silloncito en un piso nuevo y olvidarte de la cinta para correr.

Ver más entradas >>